Loading

¿Nos puede ayudar la práctica de yoga a controlar reacciones de ira, irritabilidad o agresividad?

Miércoles, 25 Octubre, 2017 - 15:15

¿Nos puede ayudar la práctica de yoga a controlar reacciones de ira, irritabilidad o agresividad? Sin duda, PUEDE.

Pasamos, precisamente, por una situación conflictiva en cuanto a lo político. Una situación que da lugar a conversaciones y diferencias de opinión y pareceres. Hasta ahí todo normal, deberíamos ser capaces de intercambiar opiniones sin que nos afectara en lo personal, pero no es así. Nos afecta, y si además, ese intercambio de pareceres tienen lugar en redes sociales (carentes de contacto físico, con lo que ello conlleva: gestos, tonos y lo que es más importante: el hecho de tener cara a cara a tu interlocutor) las situaciones que se originan son muy incómodas. Nos genera “calor”; esa opinión tan diametralmente opuesta a la nuestra nos genera tensión, agresividad, la tomamos como un agravio personal y aporta negatividad y una sensación amarga que perdurará seguramente horas.

¿Cómo podemos aislarnos de ese tipo de sensaciones? Pues aquí precisamente es donde entra en juego muchas de las técnicas que se utilizan en yoga para conseguir un control sobre la mente y sobre cómo nos afectan muchas situaciones externas a nuestro estado psicoemocional.

Yoga no se reduce, como tiende a pensarse sobre todo en occidente, a la práctica de asanas, es decir al trabajo físico, a que una postura quede muy vistosa y llamativa en una cuenta de Instagram y que reciba miles de “likes” sino que pretende, mediante ese trabajo con el cuerpo, analizar cómo nos movemos, cómo nos comportamos ante ciertas posturas (nótese que la propia palabra postura no tiene por qué ajustarse sólo a algo físico; también podemos asignárselo a una actitud mental). Se trata de poder observar, analizar y decidir, por ejemplo, si podemos mantener esa postura o si, por el contrario, es mejor suavizarla o incluso dejar de hacerla. Todo irá en función de lo que nos hace sentir esa postura en cada momento.

Uno de los signos más importantes para saber si estamos manteniendo una asana (postura) de manera “agradable” y saludable es la respiración. Parad un momento a pensar cómo respiramos cuando tenemos una discusión acalorada con alguien (todos hemos tenido alguna, por corta que ésta haya sido): generalmente, en esos casos, respiramos de manera entrecortada, agitada, incompleta. La oxigenación es deficiente, se genera calor (lo notamos en la zona del rostro e incluso en la boca el estómago.

Cuando forzamos una postura, cuando queremos ir más allá de lo que realmente podemos y nos aporta salud, ocurre lo mismo: nuestra respiración se empieza a descontrolar, ya no somos capaces de respirar por la nariz, necesitamos exhalar por la boca…

Es crucial en estos casos APRENDER A PARAR. Observarnos y determinar qué postura (y no me refiero a una física precisamente) hemos de tomar. ¿De verdad nos compensa mantener esa “postura”? ¿Lo que nos aporta es beneficioso o, por el contrario, nos violenta y causa malestar? Eso es lo que debe ser crucial a la hora de tomar una decisión.

Todo ese tipo de situaciones incómodas, discusiones más o menos subidas de tono crean estrés. La práctica de yoga ayuda a mitigar los efectos del estrés mediante ejercicios respiratorios (pranayama) en los que reeducamos la respiración. Con ellos aprendemos a que la respiración vaya sedando el sistema nervioso y podamos ir creando una sensación de mayor calma y serenidad. En cuanto a las asanas éstas, mediante los estiramientos, ayudan a liberar tensiones acumuladas.

Uno de los aspectos más importantes de la práctica de yoga es el autocontrol. Aprender a ser nosotros mismos los que dominemos nuestra mente: sus caprichos, sus imposiciones que hemos ido adquiriendo bien por costumbres o por educación. Desde pequeños, y de un tiempo a esta parte, se nos ha inculcado que podemos llevar razón en todo, que sabemos de todo y que podemos tenerlo también todo, creando una sensación de máxima frustración cuando nos damos cuenta de que esto no es así. Al menos, no siempre. Parar, observar y decidir qué es lo mejor para nosotros en cada momento (aunque ello suponga no conseguir aquello que queríamos) no puede suponer un fracaso sino todo lo contrario: un triunfo.

Tener la posibilidad de tener un lugar tranquilo en el que poder aprender estas técnicas que nos aportan salud (tanto física como mental) es, de alguna manera, un lujo.

Desde Sala-mandra podemos recomendaros varias salas donde desde espacios agradables y acogedores, podemos poco a poco ir aprendiendo a sacar lo mejor de nosotros mismo; algo que siempre es mejor opción que lo contrario.

¿Os animáis?

1. FUNDACIÓN EL ARTE DE VIVIR

Interior de la Fundación El arte de vivir

La Fundación El Arte de Vivir es un espacio completamente dedicado al crecimiento personal. Dispone de salas amplias, luminosas y acogedoras en las que poder aprender a disfrutar de las técnicas que nos aportan salud física y mental de la mano de grandes profesionales.

2. CENTRO DE YOGA VASUDEVA

Centro de Yoga Vasuveda

Centro de Yoga Vasudeva es un centro con décadas de experiencia en la difusión de la filosofía de yoga, con una sala amplia y diáfana de 90 m2 con suelos de madera y decoración cálida que transmite la paz necesaria para llevar a cabo los procesos que nos lleven al bienestar y la salud.

 

3. CENTRO NUTOPIA

Interior del Centro Nutopia

El Espacio Nutopia es un centro acogedor con una sala principal de 50 m2 muy luminosa (luz natural) y diáfana con suelos de madera ideal para la relajación y la meditación. Dispone de baños, vestuarios, duchas y cocina/cafetería.

En nuestro portal tenemos espacios en toda España,  más de 350 espacios con una o mas salas donde se pueden practicar yoga y otras terapias... echa un vistazo al listado

Información del artículo
Autor: Susana Pascual
Fecha:
Miércoles, 25 Octubre, 2017 - 15:15

Categoría:
Bienestar

¿Te gusta? Compártelo en tu red favorita
Acerca del autor
Susana Pascual
Susana Pascual, responsable de gestión de contenidos del blog. Profesora de Yoga y redactora del área de crecimiento personal de sala-mandra. Contacto en Facebook: https://www.facebook.com/susana.pascuallopez.71 http://www.rigbyoga.com/author/spascual/